Blogia
Análisis de un Canciller

¿Interpretes Jurídicos para un sistema de imaginación colegiado?

"Sueña el rey que es rey, y vive con este engaño mandando,
disponiendo y gobernando y este aplauso, 
que recibe prestado,  en el viento escribe."

 Sueña el Rey que es Rey.

Calderón de la Barca.

 

En la niñez de nuestra generación jugábamos cartas compradas en el centro comercial, con gráficas animadas y un valor determinado que podía dejar sin efectos o reducir la fuerza de las cartas de nuestro oponente, o con ellas podíamos inventar ciertas  estrategias, para ganar la partida.

 

Ahora bien, luego de algunos recuerdos, que luego complementaran el escrito, quisiera poner a consideración el tema referido a nuestro sistema legal, pues cuando entramos en la Universidad  en las Facultades de Derecho o Jurisprudencia nos indicaron, que el Derecho entre tantas definiciones (las cuales no las considero pertinentes y me apego a la doctrina anglosajona), palabras mas o menos era  el conjunto de normas que hacían viable la vida en sociedad de una comunidad. ( y ahh problema donde no aprendieramos el lindo recital....)

Entonces entendíamos toda la piramide legal conformando el sistema jurídico, luego nos hablaron de las interpretaciones de las altas cortes, enseñando que tres interpretaciones sobre el mismo tema y con decisiones en línea, constituían “apenas” doctrina problema.

 

Parecía un cuento  ideal escrito por Rafael Pombo, sin lugar a dudas, tristemente no era lo esperado, pero nuestro idealismo pujante presentaba sueños de otra dimensión,  es decir nuestro sistema quiere parecerse al anglosajón sin  entenderlo ni dejar de ser contiental a al vez....... O qué decir del sistema complejo de intepretación de la corte constitucional.(Del cual prometo referirme en otro post, pues merece un comentario completo, dado su gran invención la cual supera con creces la creatividad de JJ Tolkien.)

 

Es decir todo escrito jurídico jurídico,  por regla general va acompañado con extractos de pronunciamientos emitidos por algunas de las altas cortes, sin importar si son contradictorios o no, sino la utilidad concedida al fin pretendido en el memorial. Siendo así se ha  subvalorado toda la fuerza  legal para otorgarla a los creadores masivos de leyes sin la competencia para tan función constitucional, claro las Altas Cortes.
 

Luego algunos despachos judiciales o administrativos,  por no decir todos, defienden sus ideas, sin importar la distancia del sistema legal, excusadas en pronunciamientos en su mayoría, de la corte constitucional,

 

En conclusión volvemos a jugar como niños, ahora cambiamos las cartas animadas del centro comercial, por extractos, ni siquiera doctrina probable, tan solo extractos que apoyan las ideas del investigador quien a su vez juzga. Por ende quisiera preguntar con el debido respeto, a cuál sistema legal nos referimos si en últimas la moda dominante del mercado jurídico es citar, copiar y pegar extractos de sentencias de altas cortes, luego lanzarlas a la mesa, y volver a jugar como niños.

 

Por otro lado, quisiera llamar la atención sobre un tema del cual prefiero evitar profundizar. Hace menos de un mes escuché una entrevista de Fernando Lodoño al Magistrado Jaime Arrubla, de quien confieso profesaba bastante respeto hasta escuchar esa entrevista.

 

Pues cuando Londoño lo cuestionó sobre la entrada de mafiosos a las salas plenas de la Honorable Corte,  las fiestas de la misma con ellos, como sus regalos de zapatos y bolsos,  hecho de conociento público, el Magistrado no tuvo mas respuesta que recalcar "La Majestad de la Corte" y el respeto que por ende se le debía a la Institucion.

 

Quedé sin palabras en el momento, pues cómo  es posible recalcar la Majestad de una institución, cuando por otro lado nos llaman la atención sobre la igualdad, el Estado Social de Derecho, y mil teorías adicionales. En mi parecer no existe tal majestad, y los magistrados son seres humanos, capaces de cometer errores, quienes desarrollan funciones jurídicas y administrativas siendo funcionarios del Estado y no entes superiores, quienes con su sola apariencia infunden temor y respeto, Vrg. Época medieval.

 

Para terminar, quiero preguntar ¿si fortalecemos todo alegato Jurídico en la fuerza de extractos de los magistrados de las cortes  sin una línea jurisprudencial y por otro si lado las Cortes se excusan en su Majestad cuasi divina y ajena a los errores?, ¿acaso vamos camino de regreso a la santa inquisición y a unos cuantos nos deberían quemar por herejes tarde o temprano? y ¿no será que ha llegado el momento de organizar con seriedad el funcionamiento del sistema legal y decidirnos por alguno, en vez de aplicar constantemente paños de agua tibia...?

 

 

Francisco José Acevedo Caicedo.

Enero 2010

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres